La UDI, la DC y el Viaje a Cuba, una muestra de la hipocresía de los de siempre

Senadores Pablo Longueira, Andres Chadwik y Juan Antonio Coloma posan con Tanques Israelitas

Senadores Juan Antonio Coloma, Pablo Longueira y Andrés Chadwick posan para la foto junto a un tanque Israelita (Ver en Grande)

Vergüenza ajena es lo único que puede generar la histeria y la discusión provocada en la derecha y la DC, por el viaje de la presidenta Bachelet a Cuba. Sobretodo, cuando una de las excusas para tal discusión, han sido las supuestas violaciones a los derechos humanos que estarían siendo implementadas en la Isla por parte del Gobierno del Partido Comunista Cubano.

No han faltado aquellos que han llegado a plantear que con este viaje se avalan tales o cuales situaciones, a pesar de no existir en Naciones Unidas, ninguna resolución condenatoria de Cuba por la existencia de hechos como los que se le imputan al gobierno de dicho país.

Pero llama la atención, principalmente, que muchos de los que ahora critican este viaje, y denostan a la presidenta y a quienes la acompañan, no hayan tenido problema alguno para viajar, a lo largo de los últimos años, a Israel, que es el país más condenado en el mundo por violaciones a todos y cada uno de los derechos humanos de los palestinos.

Al parecer, los derechos humanos, para algunos sectores, solo existen para sus socios y no constituyen, como es evidente, un tema de principios.

De hecho, parece increíble que varios de los parlamentarios que han viajado a Israel con todo pagado por el gobierno de dicho país, miembros de la Democracia Cristiana y de la UDI, por cierto, incluso hayan llegado defendiendo el muro de la vergüenza que toda la comunidad internacional ha condenado y avalando los crímenes de lesa humanidad que Israel ha cometido en Gaza y en el resto de los territorios ocupados por un espacio de tiempo incluso superior a la dictadura que ellos mismos ayudaron a instalar en nuestro país y que luego avalaron ante el mundo.

Al parecer, la discusión que se hace sobre los derechos humanos en nuestro país, tiene un fuerte contenido ideológico y los mismos que llamaron al golpe de estado que inauguró el período más negro de la historia de Chile, no ha aprendido ni han cambiado nada. Solo recuerdan los derechos humanos para buscar sacar partido en una u otra coyuntura electoral, tratando de vestirse con ropas democráticas que aun les quedan grandes por no tener la talla necesaria para vestirlas con la prestancia necesaria. Sin embargo, la valoración real que de ellos tienen se pone a prueba con sus actos, que son mucho más elocuentes que sus oportunistas y contradictorias declaraciones.

Más allá de la posición que cada uno pueda tener con respecto al tema de los derechos humanos en Cuba, llama la atención que varios de quienes han levantado su voz para criticar el supuesto doble estándar de la izquierda con respecto al tema, hayan legitimado con su presencia, como ellos mismos dicen, una ocupación militar que dura ya más de 40 años por parte de un país que ha mostrado un total desprecio por el derecho a la vida y por el derecho internacional, no reconociendo ni acatando ninguna resolución de Naciones Unidas salvo aquella que, de manera absolutamente ilegítima, le dio nacimiento sobre la tierra de un pueblo que nada tenía que ver con sus sufrimientos pasados y sobre el cual han ejercido, con absoluto celo, una política sistemática de exterminio y limpieza étnica, solamente comparable con el holocausto nazi y con el apartheid sudafricano.

Seguramente no llegaremos muy lejos en la discusión acerca del verdadero alcance y valor de los derechos humanos en nuestro país con hipócritas como los que hoy pretenden dictar cátedra de materias que aun no terminan de aprobar.

Senador Juan Pablo Letelier (PS)

El Senador (DC) Mariano Ruiz Esquide junto al Senador (PS) Juan Pablo Letelier visitando Israel

 longeira-chadwick-coloma.jpg

Los Senadores (UDI) Juan Pablo Coloma,Pablo Longueira y Andrés Chadwick

 guido-girardi.jpg

El Senador (PPD) Guido Girardi junto a otros miembros DC, UDI y RN en un acto Sionista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *