Recordando el Holocausto

El 26 de Octubre de 2005, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la designación del 27 de enero de cada año como el Día Internacional de Conmemoración del Holocausto. En la misma resolución, la ONU, recomienda la elaboración de programas para la educación de las futuras generaciones sobre las lecciones de este genocidio y explícitamente rechaza cualquier intento de refutar la historicidad de aquella dramática y negra página de la historia de la humanidad.

Los estados que aprobaron dicha resolución aprovecharon la oportunidad para condenar “sin reservas” todas las manifestaciones en contra de personas o comunidades sobre la base de sus orígenes étnicos o sus creencias religiosas. Lo increíble, sin embargo, es que hayan tenido que pasar 60 años para que las Naciones Unidas tomaran una medida que era indispensable desde el mismo día y año de cometidos los crímenes contra la humanidad a los que se refiere la declaración.

Impulsar la conciencia de la humanidad hacia la convicción inequívoca de que hechos como estos no debían repetirse demandaba sin duda acciones más inmediatas y radicales que una simple resolución 60 años después.

Hoy, con la complicidad principal de EEUU y Europa, la historia se repite y la comunidad internacional calla ante los crímenes y ante el terrorismo de Estado de Israel en Gaza y Cisjordania. El informe Goldstone que documentó hasta corroborar los Crímenes de Guerra cometidos por Israel en el marco de la Invasión a Gaza durante el último mes del gobierno de Bush y justo antes de la llegada a la Casa Blanca de Obama, ha sido sepultado por la inacción de la comunidad internacional y por el descaro de las criminales autoridades de Israel, al querer instalar la idea de que el informe constituye un acto de antisemitismo, aun incluso cuando lleva el nombre y la firma de un prominente y respetado juez de religión judía, especialista en violaciones de derechos humanos.

Resulta paradójico e increíble, que durante los 62 años siguientes al Holocausto que hoy el mundo recuerda, con la intención de que algo similar no vuelva repetirse, todos los días de cada año y todas las horas de cada día, siga la comunidad internacional siendo testigo mudo y cómplice de otro holocausto similar, por no decir idéntico a aquel que inspiró esta decisión. Yo en lo personal, cada día de cada año de los que tengo memoria vengo preguntándome hasta cuando el holocausto nazi servirá de aval al sionismo y al Estado de Israel para perpetuar el crimen, el desprecio por la vida. Cuanto dinero es necesario amasar para comprar las conciencias y el silencio de quienes efectivamente tienen algo de poder para presionar a Israel. Cuánto es necesario para acallar a los medios de comunicación y llevarlos a abrazar la teoría del empate y el discurso sionista con la excusa de no importar el conflicto mientras se siguen llevando a jóvenes chilenos a ser entrenados por el ejército de Israel par asegurar “la defensa del pueblo judío”.

Lo más patético, sin embargo, es que quienes cometen hoy estos crímenes sean descendientes y herederos de las víctimas de ayer y utilicen sus nombres y su propio dolor, como sobrevivientes o descendientes, para justificar el mismo patrón de comportamiento, las mismas mentiras y la misma política de exterminio, contra otro pueblo, esta vez más débil que ellos. Acabo de escuchar a Gabriel Zaliasnik, en radio Cooperativa, en el Primer Café de la Mañana, explicándole al mundo cómo la historia judía le da un contexto distinto a las violaciones a los derechos humanos, al desprecio por la vida que Israel muestra ante el mundo. Afortunadamente, mucho amigos judíos me llamaron en ese mismo instante, para recordarme que Zaliasnik y los de su clase no hablan en nombre de los judíos sino que en nombre del sionismo, que ha intentado durante años, apropiarse de la historia judía para esconder detrás de ella y justificar toda la crueldad y la vileza de Israel, de sus autoridades y de sus acciones y de sus valores.

Resulta verdaderamente vergonzoso e indignante ver cómo, quienes debieran honrar la memoria de las víctimas, precisamente para asegurar que estos hechos no se repitieran más, ensucian sus nombres y llenan sus historias de vergüenza al replicar los sufrimientos que ellos padecieron, esta vez contra los palestinos, representados en estos días, de manera especial, por la continuidad del cerco a Gaza, por la prohibición flagrante al mundo de ir en ayuda de los palestinos, porque Israel les prohíbe el ingreso como prohíbe el ingreso de medicamentos, materiales de construcción y artículos básicos para la sobrevivencia, mientras al mismo tiempo y con un descaro de clase mundial, hablan de paz y condicionan su retorno a las negociaciones a un cambio de actitud de las víctimas. No les bastó con los miles de muertos y heridos. No les bastó con las miles de casas y edificios públicos destruidos. No les bastó con haber expulsado de sus casas a los habitantes de Gaza hace 60 años. Hoy quieren exterminarlos, hacerlos padecer sufrimientos y humillación porque eso es deporte nacional en Israel: Humillar y hacer sufrir a los palestinos, todos los días, todas las horas de cada día. Gaza ha devenido en un nuevo Guetto, esta vez administrado por las autoridades de Israel y apoyados por gente como Zaliasnik, en todo el mundo, incluido los medios de comunicación que gustan de hablar del holocausto pero evitan mencionar los crímenes de Israel. Casi no he escuchado ningún programa en donde se haya hecho un recuerdo de lo de Gaza y a tan solo un año de acontecer.

Cuantos años más harán falta para que todos los dioses y sus seguidores en la tierra se convenzan de que no hay nada ni nadie; de que no hay idea ni promesa divina que justifique lo que los nazis hicieron con los judíos y tampoco lo que hoy los sionistas israelíes hacen con los palestinos.

Cuantos años más deberán pasar para entender que lo verdaderamente revolucionario es atreverse a mirarnos como iguales y abocarnos a construir una sociedad más justa para todos y todas, sin dioses de por medio, sin promesas falsas y sin guerras santas que con la promesa del cielo terminan por recrear el peor de los infiernos.

Lamentablemente no existen por ahora líderes con cojones y con voluntad de superar esta hora maldita que viven nuestros pueblos hace ya tantos años.

Lamentablemente, en ambos lados, existen más líderes dispuestos a conducir a sus pueblos hacia la solución final que algunas mentes afiebradas como la de Ariel Sharon alguna vez propusieron, antes que enfocarse decididamente a la tarea de construir una sociedad nueva, verdaderamente humanista, sin discriminación de ningún tipo, en donde el nazismo, el apartheid y el sionismo; donde la pobreza y el hambre; donde la enfermedad, el derroche y la escasez, sean solo un mal recuerdo y un ejemplo de aquello que los seres humanos deben superar como especie para mirar con algo de esperanza el futuro.

No faltarán quienes levanten su voz horrorizados por mi singular comparación. No faltarán quienes me acusarán de neonazi por decir que me da pena y vergüenza el solo imaginarme a las víctimas del nazismo revolcándose en sus tumbas al ver lo que los sionistas han hecho en su nombre. Pero mi conciencia está y estará tranquila porque ya no creo, en ninguna promesa divina, porque ya no creo que bienaventurados sean los que sufren y que luego de muertos serán recompensados en un reino que nadie tiene el gusto de conocer. Tampoco creo que una guerra pueda ser santa. Mucho menos, después de ver las atroces consecuencias de las mentiras con que suelen justificarse todas las batallas.

Porque tampoco creo que algún dios haya puesto los bienes en la tierra solo para el 5% de la población mundial mientras el otro 70% no puede satisfacer sus necesidades básicas ni vivir dignamente, porque no creo que el mundo ni la realidad actual sea la vara justa para medir a la verdadera humanidad y mucho menos sea la vara para medir la modernidad y su promesa incumplida de anteponer la razón y el humanismo a cualquier otra consideración, para construir un mundo mejor para todos y todas.

Es de esperar que más temprano que tarde aparezcan en ambos bandos líderes de la talla de aquellos pocos que han sabido conducir a sus pueblos por los caminos de la paz, de la justicia y de la libertad basada en estos principios y no en el poder del dinero ni en la subordinación de unos bajo la bota de otros.

No tengo duda que tendrán que venir desde la izquierda palestina e israelí, desde aquellos partidos laicos capaces de entender que el futuro de ambos pueblos está indisolublemente unido y que se requiere avanzar hacia un estado binacional capaz de acoger por igual y sin discriminación a judíos, cristianos, musulmanes, agnósticos y ateos, en definitiva a cualquier hombre o mujer libre de pensar y vivir como quiera pero en un estado modelo, democrático e igualitario, comprometido con la defensa y el respeto irrestricto de los derechos humanos y capaz de extender la ética, a las relaciones entre la especie humana y el medio ambiente del cual es parte.

Solo así tendremos una paz justa y duradera. Solo así generaremos un desarrollo sustentable y podremos mirar a los ojos con absoluta tranquilidad a las generaciones futuras, partiendo, por supuesto, por nuestros hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *