El problema de la basura

Uno de los sueños más importantes que ha surgido desde la comunidad, en el proceso de actualización del Plan de Desarrollo Comunal -PLADECO- y en el que han participado más de 5.000 vecinos para definir los objetivos estratégicos por los que nos movilizaremos en los próximos años, es lograr que nuestra comuna se mantenga limpia.

Evidentemente este sueño guarda relación con el malestar colectivo y el peligro que genera la existencia de numerosos micro basurales en nuestros barrios, creados por personas inescrupulosas que, a diario y sin ningún cariño ni preocupación por nuestra comuna, lanzan los residuos que se generan en casas, industrias y locales comerciales, a las calles, sin los debidos resguardos para que estos no se dispersen y sin respetar ni los días ni las horas de recolección establecidas para tales efectos.

Lo anterior se ve agravado por la acción, aún más dañina de otros actores, tanto internos como externos, que vierten camionadas enteras de escombros y desechos de construcción en lugares residuales de espacio público e incluso en medio de las calles, dificultando la labor de la municipalidad en nuestro afán por mantener nuestra comuna libre de basura y de focos infecciosos.

Solo durante el año 2013 hemos atendido 247 denuncias de micro basurales.En sectores como Patronato se han cursado 49 multas, se ha adquirido nueva maquinaria (un camión aljibe, un camión compactador y dos nuevas máquinas barredoras) para atender mejor y más eficiente los problemas presentados.

En este escenario, todos los esfuerzos que haga esta administración por lograr el desafío que nuestra comunidad nos plantea, no sirven si la misma comunidad no se incorpora de manera decidida a los esfuerzos, en la misma dirección, cambiando la cultura que se ha instalado a lo largo de años de una política de dejar hacer, de falta de compromiso, responsabilidad y solidaridad, por otra centrada en los valores de una verdadera comunidad.

De la misma manera resulta imprescindible que la misma comunidad contribuya a fiscalizar y denuncie, tanto a los vecinos que no ayudan al cumplimiento de este objetivo como a aquellos que viniendo desde fuera utilizan nuestro territorio como vertedero.

Junto con esto, se hace necesario que los legisladores avancen más decididamente en generar las condiciones para mejorar las capacidades municipales respecto de estos temas, endureciendo las sanciones para quienes atenten contra el derecho a vivir en un ambiente sano y libre de contaminación y entregando a los municipios los recursos y las atribuciones necesarias para enfrentar de mejor manera estos desafíos, ya que resulta casi un insulto el que todas las municipalidades tengamos las mismas responsabilidades y debamos proveer los mismos servicios, algunas teniendo cerca de dos millones de pesos al año, por habitante, como es el caso de Las Condes, mientras otras apenas superamos los cien mil pesos.

Otro de los aspectos que se deben considerar si hablamos del “Problema de la basura” es el reciclaje.

Y cuando me refiero al reciclaje no solo hablo de la clasificación de los desechos, destacando en esta línea la participación de nuestra comuna en el proyecto BID-FOMIN de Reciclaje Inclusivo, impulsado por la ONG Casa La Paz, el cual agrupa, en un trabajo conjunto, a cuatro Municipios (Santiago, Quinta Normal, Peñalolén y Recoleta), a organizaciones de recicladores de base, empresas privadas, comunidad organizada y universidades.

Y que tiene por objetivo el desarrollo de modelos de reciclaje inclusivo, los cuales integran formalmente en la cadena de valor a los recicladores de base (cartoneros, lateros, chatarreros, etc.). Medida clave para el éxito y sustentabilidad de cualquier proyecto de reciclaje.

Mientras tanto solo resta invitar a toda comunidad a incorporarse en la tarea de construir una comuna limpia, ya que solo un accionar mucho más coordinado entre los distintos actores comunales, entendidos estos como las organizaciones sociales, los vecinos, los locatarios e industriales y la municipalidad, podrán lograr avances como los que nuestra comuna sueña en estos y otros aspectos relacionados.

Daniel Jadue
Publicado en Cooperativa