Esto no saldrá en los medios

Lo que deseo compartir con ustedes, probablemente, no ha sido ni será difundido por los medios de comunicación que normalmente buscan crear e instalar realidades más que comunicar.

Antes de la elección de octubre del 2012, sectores de derecha, hicieron circular un panfleto en donde anunciaban que si el Partido Comunista de Chile ganaba esta alcaldía, los colegios municipales pasarían en toma, los consultorios en paro, nuestras plazas y bienes nacionales de uso público serían destruidos y la municipalidad quebraría.

Esto venía a sumarse al viejo mito de que conceptos como eficiencia, eficacia y responsabilidad fiscal son características casi exclusivas de las gestiones de derecha y que corrupción, despilfarro y flojera, de la izquierda.Claro está que en ninguna parte se decía que quien estaba entregando una municipalidad marcada por la corrupción, con 4 mil millones en deudas, con los colegios y los consultorios públicos destruidos y con un espacio público absolutamente deteriorado, era precisamente la derecha.

A poco más de un año de iniciada nuestra gestión, podemos mostrar con hechos nuestras realizaciones, desnudando una de las típicas campañas del terror tan propias de la derecha y con resultados que desmienten claramente los mitos mencionados.

Partiendo por lo que más le interesa a la derecha, podemos informar que los ingresos municipales mostraron en 2013 un aumento de 8,8 %, respecto del año anterior, lo que representa más de 1.632 millones de pesos adicionales resultantes de un incremento significativo (+48%) de las fiscalizaciones a las actividades comerciales que se dan en la comuna, logrando la regularización de muchas de aquellas que funcionaban al margen de la ley, priorizando además la fiscalización de aquellas actividades que atentan contra la calidad de vida de nuestra comunidad, lo que provocó un aumento, también significativo, de las clausuras decretadas sobre este tipo de actividades, con un incremento de 1040% (de 5 en el 2012 a 51 en el 2013), dando inicio a un proceso de restitución de la confianza de nuestra comunidad en la municipalidad.

Paralelamente, logramos una ahorro de más de 290 Millones de pesos en gastos innecesarios, representados, principalmente, por sobresueldos a cargos directivos, horas extras que no se trabajaban y por la mantención de programas tremendamente costosos y con escaso o nulo impacto en nuestra comunidad, como era el caso de los autos de seguridad ciudadana.

Por último hemos puesto énfasis en el aumento de la inversión central en nuestra comuna logrando atraer proyectos por más de 1500 millones, a pesar del poco apoyo obtenido por los niveles subnacionales del gobierno.

La mayor eficiencia y eficacia del gasto y el aumento de los ingresos nos permitieron, entre otras cosas, bajar el déficit estructural desde 3.110 a 1.187 Millones de pesos, lo que representa una disminución del 61,8 % del mismo, además de haber disminuido las deudas que heredamos de la UDI, en más de un 36%.

Paralelamente aumentamos nuestra contribución a educación en 890 Millones adicionales a la subvención, lo que representó un incremento de un 73% respecto del año anterior.

Esto se tradujo en una serie de medidas que nos permitieron avanzar en el mejoramiento de la calidad de la educación que se imparte en nuestras escuelas aumentando más de un 25%, las matrículas en el sistema de educación municipal de Recoleta a diferencia de la realidad que presentan las escuelas municipales a lo largo del país.

Además, logramos transformar nuestras escuelas y liceos en Centros de Desarrollo Social y Cultural con más de 17 mil personas incorporadas al programa de Escuelas Abiertas, en el que se desarrollan actividades culturales, deportivas y recreativas, todos los días entre las 17:00 y las 22:00 hrs.

Aumentamos también nuestra inversión en Deportes en más de 95 millones, lo que nos permitió terminar con el cobro ilegal de arriendo a nuestra comunidad en nuestras canchas y establecer una serie de talleres gratuitos de deporte para todas las edades y géneros, a lo largo de gran parte de la comuna.

Como si fuera poco, incorporamos un equipo de futbol – Deportes Recoleta – en la tercera división del campeonato nacional amateur y apoyamos la participación internacional de numerosos deportistas destacados de nuestra comuna.

En Cultura, aumentamos la inversión en más de 80 millones, bajando el peso relativo de sueldos y salarios desde un 85 a menos del 40% respectivamente, con una gran incorporación de la comunidad a la creación y difusión cultural, logrando un lugar destacado en la agenda nacional de Cultura.

Pavimentamos más 120 calles y pasajes y reparamos más de 90 veredas luego de más de una década sin mantención alguna de nuestros espacios públicos, mejorando además, numerosas plazas y sedes sociales para promover el encuentro y la reconstrucción de nuestra comunidad.

Adicionalmente, hemos dejado atrás la imagen de ser una institución sumida en la corrupción y hemos mejorado significativamente nuestra atención de público y el clima organizacional de nuestro municipio, coronando nuestros esfuerzos con un avance sin precedentes en materia de transparencia institucional, habiendo pasado en un solo año, de cerca de menos del 50 a más del 85 %, en lo que se conoce como transparencia activa.

Podríamos continuar compartiendo nuestros logros, conscientes de que queda mucho por hacer para intentar recuperar los años perdidos bajo las administraciones de la UDI, pero no hay columna que resista todo aquello que seguramente no cubrirán los medios.

Sin embargo, podemos afirmar que la responsabilidad fiscal, la racionalización del gasto, el aumento de los ingresos, la reducción de deuda y el desarrollo de un compromiso férreo con los derechos sociales no es una quimera cuando existe voluntad política por llevar cabo los cambios que nuestro país demanda y a diferencia de lo cacarea la derecha, afirmamos que desde la izquierda y desde el Estado se puede ser más eficaz y eficiente que el sector privado y mucho más justo y transparente que aquellos que se llenan la boca hablando de conceptos y valores que solo conocen en la teoría.

Daniel Jadue