El PPD, la Cámara de Diputados, la democracia y los DD.HH

Hace algunas semanas, el presidente de la Cámara de Diputados de Chile, el Diputado PPD Marco Antonio Nuñez, realizó una visita oficial al Estado de Israel y en el marco de la misma declaró que dicho Estado es un ejemplo que muestra cómo construir una sociedad democrática que promueve la paz y los DDHH. Lo anterior no puede pasar inadvertido ni dejar indiferente a quienes poseen un compromiso férreo con la paz, la justicia, la democracia y los DD.HH y menos en nuestro país que por su propia y amarga experiencia sabe de estos temas lo suficiente como para no aceptar mensajes confusos que puedan comprometer nuestra dignidad como nación.

De hecho, salvo quien tenga algún interés particular en asumir la defensa del Estado de Israel o quien haya decidido actuar conscientemente como agente del mismo en algún lugar del planeta, nadie puede desconocer que dicho Estado, en las últimas seis décadas ha sido, junto al Chile de Pinochet y al Apartheid Sudafricano, el país más condenado en el mundo por sus sistemáticas y permanentes violaciones a los Derechos Humanos; por su desprecio absoluto al Derecho Internacional; por el desarrollo de una política de exterminio físico y político del pueblo palestino y por la práctica sistemática, de las ya habituales invasiones y bombardeos indiscriminados sobre poblaciones civiles, tanto en los territorios que ocupa ilegalmente hace décadas como en aquellos que mantiene cercados y bajo bloqueo.

palestina

Como si fuera poco, el mismo Estado ha sido denunciado por la construcción de asentamientos ilegales en los territorios palestinos; por la utilización del castigo colectivo a través de las demoliciones de casas y aldeas completas; por la mantención de miles de presos políticos incluidos menores de edad; por el desvío ilegal de los cursos de agua; por el uso de la tortura en sus cárceles; por las ejecuciones extrajudiciales; por la utilización de armas prohibidas y por la mantención del único arsenal de armas nucleares de la región, entre otras denuncias que podrían contradecir fácilmente las declaraciones de nuestro flamante Presidente de los diputados chilenos.

Durante su visita el Sr. Núñez ni siquiera pidió reunirse con los representantes de la comunidad palestina, ciudadanos árabes de Israel, que representan prácticamente un 20% de la población, quienes sobrevivieron la catástrofe, Nakba, de 1948 donde el 70% de los palestinos fue expulsado de sus aldeas y que, a pesar de permanecer en el lugar que han habitado por milenios, son tratados como extranjeros en la tierra a la que pertenecen.

Seguramente el diputado Marco Antonio Núñez tampoco debe saber que, según el mismo Departamento de Estado norteamericano, en Israel existen más de 50 leyes que discriminan abiertamente contra la población palestina, lo que ha sido definido por EEUU como una “discriminación institucionalizada”contra la población no judía.
Probablemente el Partido Por la Democracia no sea responsable de los dichos de uno de sus más connotados Diputados.

Probablemente muchos diputados de la República tampoco compartan los increíbles juicios de quien es hoy su Presidente y por lo mismo, no estaría de más una aclaración institucional de ambos sobre el particular, al menos para que la ciudadanía chilena y sobre todo los chilenos de origen palestino y los innumerables amigos y amigas de la causa palestina, pudiéramos tomar nota acerca de la postura oficial de ambas instituciones antes de las próximas elecciones, de modo tal de evitar apoyar a quienes en materias tan sensibles como las acá tratadas, definitivamente no tienen ninguna posibilidad de representarnos porque han decidido actuar, más que como representantes del pueblo chileno, como representantes y agentes de la ocupación ilegal y del terrorismo del Estado Israelí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *