Plaza de la Paz de Recoleta, el lugar patrimonial rescatado por el festival Womad

La utilización por parte de Womad Chile de «Las caballerizas de O´Higgins y explanada de la Plaza La Paz no es casualidad, sino intencionada tanto por la producción como el propio municipio. Los organizadores quieren utilizar la infraestructura motivados por su magnificencia y belleza arquitectónica, lo que genera una atmósfera única a nivel nacional, elevando estándares de producción y calidad en este tipo de espectáculos.

womad_1

 Uno de los aportes que ha realizado a Santiago el festival musical Womad, cuya tercera edición gratuita se realizará los próximos 17, 18 y 19 de febrero en la comuna de Recoleta, es la puesta en valor de lugares emblemáticos de la ciudad, en este caso la Plaza de La Paz.  Muchos de los asistentes  del World of Music, Arts & Dance (WOMAD) desconocían este lugar antes del evento. El festival, que reúne a artistas de todo el mundo para celebrar la música, las artes y la danza, fue creado por Peter Gabriel en 1982 y se ha realizado en diversos lugares del planeta.En esta ocasión, por el escenario de la plaza desfilarán artistas locales como Dekiruza y Eli Morris, pero también internacionales como el marroquí Mehdi Nassouli, el francés DJ Click y los argentinos de Tanghetto.

En una ciudad que muchas veces carece de grandes explanadas y plazas monumentales, esta es un buen ejemplo de un lugar donde, al final de la avenida homónima, convive lo nuevo con lo viejo, lo moderno con el pasado y es un centro de atracción para quienes visitan el sector, por su carga emotiva y atractivo local, según una reseña oficial.

La plaza circunscribe un espacio en que convergen diferentes servicios de salud, como el Hospital San José, el J. J. Aguirre, el Instituto Psiquiátrico Dr. José Horwitz Barak, el Servicio Médico Legal, la Universidad de Chile y el propio Cementerio General.

Una obra arquitectónica que representa, en definitiva, un punto de encuentro y paso obligatorio para quienes acuden a servicios de salud o fúnebres no sólo en la comuna, sino que a nivel de la zona norte.

El borde la plaza está formada por arcos enladrillados que se conocen como las “Caballerizas de O’Higgins”, pues correspondían a los establos ocupados por el 7° Regimiento de Línea, más conocido como “Esmeralda” y compuesto por el gran número de civiles que se enlistaron voluntariamente tras el Combate Naval de Iquique (1879), en plena Guerra del Pacífico.

Los arcos de media punta forman un semicírculo y dan forma a dos corredores peatonales, que dan paso al acceso principal del Cementerio. Al centro se ubica el monumento que conmemora el incendio en la Iglesia de la Compañía de Jesús en 1863, donde murieron dos mil personas, todas enterradas en una fosa común del Cementerio General. Es una escultura de bronce creada por el escultor francés Carriere Belleuse.

El terremoto de 1985 destruyó gran parte de la obra de la Plaza La Paz, que impidió durante años el tránsito de las personas, hasta que en 1992 se realizó un plan de restauración, que incluyó la plaza y los adoquines en todo el círculo.

En sus primeras dos versiones, el festival congregó a más de 70.000 espectadores, en una constante apuesta por la multiculturalidad para que los espectadores puedan conocer a artistas de todo el mundo:  Womad no trae artistas desconocidos, sino que los presenta al público local. Obviamente también se trata de disfrutar a otros conocidos, como ocurrió con Sinead O’Connor  y Milton Nascimento.

Para todo esto el lugar del evento es clave. «La locación que exige un Festival WOMAD Internacional es siempre determinante para su realización», comenta Giorgio Varas, director de Womad Chile. «La postulación y posterior definición de Chile como primera sede de Latinoamericana se jugó bastante en la definición de este espacio».

En su opinión las Columnatas de Plaza de la Paz representan un lugar extraordinario por múltiples factores, como su enorme valor patrimonial material e inmaterial.

Y agrega la posibilidad de poner en valor su entorno y su historia, que incluye el pasado pre-hispánico visto desde el Cerro Blanco (Apu Huchuraba) y la posterior fundación de Santiago desde el barrio «La Chimba” («el otro lado del río», en quechua), un sector donde históricamente se asentaron los indígenas y las clases populares tras la llegada de los españoles.

«Son características interculturales que se proyectan hasta hoy en Recoleta, la comuna más multicultural del país. Justamente Womad se funda en estos valores y atributos hace 35 años», remata.

womad_3

Para el municipio de Recoleta, actualmente dirigido por el comunista Daniel Jadue, es preponderante generar iniciativas que fortalezcan el uso de estas infraestructuras, que han sido protegidas por el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), buscando generar un sello de identidad entre lo patrimonial y lo cultural, explica el director de su Corporación Cultural, Carlos Molinet.

«Para ello es fundamental alentar el uso de la explanada y sus columnatas como punto de encuentro en los grandes hitos de desarrollo cultural», señala. Por eso, desde 2013 en adelante, las columnatas han sido escenario de eventos masivos que convocan no sólo al recoletano, sino también a ciudadanos de otras comunas e incluso de regiones.

Un ejemplo de estas actividades son el concierto Mil Guitarras para Víctor Jara y Vivas Voces, los cuales convocan miles de personas. Respecto a Womad, el festival ha constituido el compromiso y esfuerzo mas potente en cuanto a difusión y uso de la plaza la paz se refiere, en palabras de Molinet. «Womad ha impulsado la internacionalización de la Plaza la Paz convocando a artistas de diversas partes del mundo», señala.

El municipio de Recoleta, en tanto, ha generado esta alianza internacional en virtud de comprender los procesos de globalización y multiculturalidad, enfatizando en crear acceso y nuevas audiencias para distinto tipo de espectáculos como base del crecimiento como ciudadanos, según Molinet.

«En este contexto, Womad ha contribuido a dar el impulso que permitirá que la Plaza de La Paz y su infraestructura cobre un sello distintivo a nivel nacional, permitiéndole acoger nuevas iniciativas que beneficien al territorio. En un futuro se espera generar proyectos de mejora de las dependencias, ampliar los servicios, recibir otras manifestaciones artísticas nacionales como internacionales».

Fuente: El Mostrador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *