Un Ministro interpelado que “no se pronunció”

El  ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, en la tónica frecuente de la derecha, quiso establecer que todos los partidos políticos tuvieron responsabilidad en la violación a los derechos humanos que dejaron casi 4 mil ejecutados políticos y desaparecidos, y varios miles de torturados y presos. “Es necesario reconocer el grado de responsabilidad mayor o menor que cada uno tuvo en estos episodios y en esta triste historia, por qué Chile llegó a esos niveles de violencia, qué partidos políticos -que hoy están aquí sentados- proclamaban la violencia como forma de actuar”, quiso establecer el titular de Justicia y DDHH, para enmarcar la discusión sobre el proyecto de reparación a torturados y ex presos políticos de la dictadura.

Para situar las cosas en otro encuadre, la diputada Carmen Hertz, le reviró que “estos hechos (ejecuciones, desapariciones, torturas, presos) ocurrieron porque una elite política impuso un terror, una tiranía, esas son las razones por las que se llevaron a cabo estas prácticas en contra la población”. Le enfatizó que “mi partido (el Partido Comunista) no es responsable” de violaciones a derechos humanos  y le  indicó al ministro Larraín que “los hechos de los que hablamos son crímenes de lesa humanidad, no errores ni excesos de fuerza de la naturaleza humana, como usted escribió en una carta que envió al dictador en 1995”, desnudando lo que el diputado Fidel Espinoza calificó como “tejado de vidrio” de Larraín.

Ese intercambio se produjo durante las tres horas que duró, en la Cámara de Diputados, la interpelación al ministro de Justicia y Derechos Humanos por el retiro que hizo el Gobierno del proyecto de reparación a torturados y presos políticos de la dictadura y que mostró de nueva cuenta las diferencias entre quienes respaldaron a la dictadura y quienes defienden a las víctimas de la represión.

Por cierto, el alto funcionario solo dio explicaciones financieras respecto a que no se pueda entregar la reparación, que sería de 3 millones de pesos y por una sola vez, ante lo cual Carmen Hertz, la parlamentaria que lo interpeló, declaró: “No entienden nada de nada. Ese es el problema y lo grave, no entienden que este es un tema que está en el ADN de lo que es el pacto social y el Estado debe garantizar la verdad plena, la justicia total y la reparación integral y satisfactoria. No es un tema de presupuesto”.

184 mil millones permanentes a represores, 91 mil millones por una vez a víctimas

Durante la interpelación circularon láminas por las redes sociales y documentos donde se informó que los represores detenidos en Punta Peuco “reciben en promedio 2 millones 300 mil pesos mensuales (de pensión), pagados por todos los chilenos. Ganan más que el 95% de los chilenos”; en tanto, “las víctimas de la dictadura reciben, en promedio, 170 mil pesos mensuales, menos que el mínimo para vivir”. Esos argumentos fueron entregados por la legisladora.

Pero Larraín sostuvo dos elementos para no responder directamente. Uno, que el problema de retiro del proyecto para financiar la reparación a víctimas de la represión, “fue por las dificultades de carácter financiero heredados del Gobierno anterior”, en la línea discursiva del actual Gobierno de responsabilizar a Michelle Bachelet de incumplimientos actuales del Estado. Y dijo que en materia de reparaciones se han entregado unos 6 mil 170 millones de dólares, a lo que agregó: “Yo diría que eso no es una cifra miserable”. Cifra que da cuenta de las últimas décadas respecto a miles de víctimas de la dictadura.

Hertz declaró a la prensa que “no quedamos satisfechos, porque el ministro no respondió nunca en concreto los motivos por los cuales retiró este aporte -miserable y tardío- a los presos políticos. No se pronunció respecto de la obligación imperativa que tiene el Estado de Chile de reparar en forma íntegra, satisfactoria y oportuna, porque así lo señalan las normas internacionales a quienes fueron víctimas de prisión y tortura, que sabemos fue uno de los crímenes más repugnantes para la comunidad internacional organizada”.

La diputada explicó que el Estado de Chile gasta 184 mil millones de pesos al mes en entregar pensiones a violadores de derechos humanos y procesados por crímenes de lesa humanidad, y que gastar por una sola vez en reparación a torturados y presos políticos, implicaba un gasto de 91 mil millones de pesos.

Como sea, y dando cuenta de la apreciación que hay en la mayoría de la Cámara de Diputados, después de la interpelación a Larraín, que se fue sin dar respuesta precisa al asunto, se aprobó un proyecto de acuerdo para que el Gobierno reponga un aporte a las víctimas de prisión y tortura que sea satisfactorio e integral.

Carmen Hertz declaró que “esto no es un acto de caridad del Estado, no es una acto de conmiseración, es una obligación internacional, es una obligación ética y profunda que tiene que ver con el pacto de sociedad. Si no, seguimos instalando la impunidad, seguimos instalando la injusticia, se sigue agraviando y maltratando a las personas”.

Presencia de pinochetistas y defensores de represores

Fue paradójico e incluso algunos diputados lo tacharon de “indignante” que durante la sesión en el Parlamento sobre reparación a víctimas del régimen militar, algunas Bancadas Parlamentarias, seguramente de derecha, invitaran a la tribuna a grupos que reivindican el golpe de Estado, adulan al dictador Augusto Pinochet y califican de “héroes” a los represores presos en la cárcel de Punta Peuco.

“Fuerza Punta Peuco”, “Libertad a los Héroes del ‘73”, decían carteles de esas personas que fueron a darle apoyo al ministro Hernán Larraín, que es militante del ultraconservador partido Unión Demócrata Independiente (UDI), y que repudiaban que se les diera algún apoyo a las víctimas de tortura y prisión política.

“Es una vergüenza intolerable que esto tipos estuvieran ahí. Sería muy importante saber quién los invitó y quien se hace responsable de admiradores de asesinos”, manifestó Carmen Hertz.

Se informó que se está investigando quién o quiénes invitaron a los pinochetistas y seguidores de los represores detenidos, ya que realizaron manifestaciones de exaltación al golpe de Estado y acciones represivas y de odio.

Fuente: Elsiglo.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *