Recoleta avanza hacia la soberanía energética

Desde nuestra llegada a la Administración Municipal de Recoleta, hemos desarrollado una serie de iniciativas enmarcadas en una política general, cuyo objetivo es abaratar y simplificar la vida de nuestros vecinos y vecinas, en un contexto de búsqueda permanente de construir una comuna más justa, sustentable e inclusiva.

Esto implica la construcción de un equilibrio entre el desarrollo social, caracterizado por un mejoramiento sistemático de la calidad de vida; el crecimiento económico sostenido y el cuidado de la naturaleza, tratando de atender las necesidades actuales, sin poner en riesgo el que las futuras generaciones puedan hacer lo mismo, con una preocupación marcada por los más vulnerables.

Esta mirada nos ha permitido crear políticas tan relevantes como las Farmacias Populares, las Ópticas y los Audífonos Populares, la Librería “Recoletras” y la Disquería Popular “Recomúsica”, las Escuelas y la Universidad Abierta, el Dentista Popular, además de salud y municipio en tu Barrio, entre muchas otras; todo en un marco de responsabilidad fiscal que nos ha permitido bajar la deuda y de paso recuperar el patrimonio municipal que habíamos perdido, gracias a la administración anterior a la nuestra.

En este contexto hemos decidido iniciar un camino hacia la Soberanía Energética, buscando que en el mediano plazo, Recoleta sea capaz de generar una parte, cada vez más importante, de la energía que consume, mediante un modelo, en el cual beneficiemos a los sectores más vulnerables de nuestra comuna, llevando a cero el pago del suministro eléctrico domiciliario, a cambio de que ellas y ellos nos ayuden, en una alianza estratégica, a bajar los costos de la electricidad pública que mes a mes paga nuestra Municipalidad.

La primera iniciativa que desarrollamos en esta dirección fue desvincularnos del distribuidor actual, pasando a ser Clientes Libres, en conjunto con otros municipios de la Región Metropolitana y del resto de las Regiones, lo que en el mediano plazo nos permitirá bajar el costo de la electricidad en algunos de nuestros edificios, con un ahorro promedio, entre un 25 y un 35% respecto de su valor actual, lo que implicara un ahorro de más de 30 millones de pesos anuales para el municipio.

Para complementar lo anterior, hemos desarrollado tres iniciativas de manera simultánea.

La primera de ellas corresponde a la instalación de Plantas de Generación Fotovoltaica Municipal (PGFM), en algunos edificios públicos, lo que nos ha permitido contar hoy, con más de 85K de generación en seis de nuestras escuelas y liceos públicos y en nuestro edificio consistorial.

La segunda, el lanzamiento de un nuevo proyecto emblemático, la energía popular

Este proyecto busca crear una asociación estratégica entre el municipio, la Corporación Municipal de innovación, Innova Recoleta y un conjunto de vecinos y vecinas vulnerables y de capas medias, principalmente pensionados, que irá creciendo en el tiempo, en donde ellas y ellos pondrán a disposición del proyecto sus techos, considerando que la Municipalidad no posee terrenos disponibles para generación propia, a cambio de liberarse del pago de electricidad, de por vida.

Nosotros, como contraprestación, a través de Innova Recoleta, realizamos la inversión en un sistema fotovoltaico asistido con baterías de litio, capaz de generar y almacenar más energía que la que requiere el domicilio, con el objeto de inyectar a la red los excedentes, de manera de que los mismos sirvan para bajar los montos que la Municipalidad paga por la luz de los edificios y la vía pública en la comuna.

Estas dos primeras iniciativas generarán un ahorro anual adicional, de cerca de 15 millones de pesos y en las etapas posteriores se podrán incorporar personas no vulnerables que puedan concurrir con un co pago, de tal manera de acelerar el avance.

La tercera, es la creación de una Cooperativa Energética compuesta por representantes de las comunidades académicas de las escuelas y liceos que poseerán las plantas generadoras, las que administrarán los ahorros producidos por las seis primeras PGFM que forman parte del proyecto piloto, cercano a los 14 millones de pesos.

Con esto buscamos, por una parte, democratizar la generación de energía en nuestra comuna, promoviendo un mayor control de las propias comunidades sobre las fuentes y los sistemas energéticos, mediante un sistema de generación distribuida; y por otra, ayudar a disminuir los impactos negativos de la transmisión y distribución de la energía, incluida la huella de Carbono de Recoleta, reemplazando la generación distante y convencional por una generación local, limpia y renovable.

Por otra parte, buscamos también bajar los costos y la dependencia energética, respecto de empresas privadas, promoviendo soluciones públicas, municipales y comunitarias que privilegien los intereses de las comunidades y la dignidad de las personas, por sobre el lucro desmedido, en áreas tan estratégicas y relevantes como aquellas en donde hemos intervenido.

En resumen, en esta primera etapa, nuestro Plan de Soberanía Energética, cuenta con 205 KW que, además de reducir las emisiones a la atmósfera de aproximadamente 206 Toneladas de CO2 por año, beneficiarán a 43 familias vulnerables de Recoleta con un incremento de liquidez promedio de $25.000 mensuales, los que podrán destinar a otras necesidades que no logran cubrir con los magros ingresos que perciben, ya sea como ingreso familiar o pensiones, además de generar un ahorro a las arcas fiscales de cerca de 55 millones anuales, lo que será reinvertido en el mismo proyecto año a año.

Seguimos así, avanzando en la senda de abaratar y simplificar la vida de nuestros vecinos y vecinas, poniendo al centro de nuestra gestión pública al ser humano, sus necesidades y su dignidad, como lo ha pedido la ciudadanía durante años y particularmente en los últimos 50 días, en nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *